Suscríbase

Reciba diariamente nuestro newsletter con toda la información empresaria.

Contáctenos

Comuníquese con la redacción de EmpresasNews.

E-Mail: redaccion@

Recomendar

Recomiende EmpresasNews a un amigo.

 

Noticias

ESTE AÑO LA CRISIS COMENZÓ A AFECTAR A EMPRESAS ARGENTINAS

Numerosas firmas extranjeras se van del país

La Argentina figura en el puesto 124° en un ranking mundial sobre "clima de negocios". La inversión ha caído drásticamente en los últimos dos años y no pocas empresas han decidido cesar sus operaciones en el país por las restricciones en el acceso a las divisas, entre otras causas.

9/9/2014

Gastos laborales altos, conflictividad y frecuentes paros, baja productividad, paritarias que vuelven a abrirse, leyes laborales inflexibles que impiden que los negocios se expandan, creciente presión tributaria, alta inflación, un dólar atado de pies y manos, reforma de la ley de abastecimiento, amenazas de aplicación de la ley antiterrorista a firmas extranjeras, dificultad para girar dividendos y también para importar y, en muchos casos, exportar productos.

Tales son las razones por las cuales diversas empresas de capitales extranjeros desinvirtieron en Argentina en los últimos tres años y continúan haciéndolo.

Actualmente, Argentina recibe la mitad de inversiones extranjeras que Chile, un sexto de lo que recibe Brasil y 0,7% del total mundial.

Según el Global Innovation Index 2014, Argentina está en el puesto 124° entre 143 países en el ítem "Clima de negocios", detrás, en la región, de Chile (62) Uruguay (68) y Perú (72). A la hora de medir la "Facilidad para hacer negocios", está en el puesto 119, superada por Uruguay (44), Chile (53) y Perú (63).

Según Marcelo Elizondo, director de Desarrollo de Negocios Internacionales, "la inversión extranjera directa (IED) creció en el último año en general en todos los países del mundo, llegando a niveles anteriores a la crisis 2008-2009; sólo en los países emergentes la inversión global representó 52% del total mundial, pero en Argentina descendió 13% en 2013, pese a que se computó como recepción de IED la forzada reinversión de empresas extranjeras que no recibieron autorización para enviar utilidades al exterior y que representa el 70% de la inversión total".

"La salida de empresas extranjeras es una muestra de problemas de competitividad, de ineficaz funcionamiento de las instituciones, de desequilibrios económicos, de debilidad en los marcos regulatorios, de malas expectativas económicas, y contribuye, entre otros factores, a un decrecimiento de la economía, que se agrava en los últimos meses", advirtió el especialista.

Según el último informe de la consultora Tendencias Económicas, la inversión extranjera directa se redujo 25% anual en 2013 en Argentina. "Ese comportamiento se debió a las restricciones en el acceso a las divisas implementado en 2011", indicó ese estudio.

En el área energética el gigante petrolero Exxon cedió la empresa Esso a la familia Bulgheroni y British Gas se fue de Metrogas.

A raíz de la situación, la norteamericana Visteon Corporation se sumó al estado de crisis del sector automotriz y cerró su planta en Quilmes. La imprenta norteamericana Donnelley informó de un día para el otro a sus empleados que ya no operaría más en Argentina en la mañana del 11 de agosto y, sin preámbulos, bajó la persiana. Lear, también de EE.UU., ya había anunciado el cierre de su actividad y tiene un conflicto todavía latente como el que ya había vivido la española Gestamp a mediados de año. Y no pocos frigoríficos están en la misma situación.

Por otro lado, la inversión anunciada en minería por la brasileña Vale, de unos US$ 6.000 millones, finalmente no se concretó y quedaron sin trabajo 6.000 personas entre puestos directos e indirectos que iban a poner en marcha el proyecto en 2013.

Otra brasileña, Petrobrás, ya vendió el 50% de sus activos al empresario Cristóbal López, y no renunció a desprenderse de lo que aún le queda.

Y a una tercera brasileña, América Latina Logística (ALL), el gobierno argentino le expropió su negocio por considerar que no realizó las inversiones necesarias en sus ramales ferroviarios de carga.

En el sector alimenticio se fueron la canadiense Agropur, que controlaba el 50% de La Lácteo; el gigante norteamericano Tyson Foods, que se desprendió del frigorífico Carnes Pampeanas a fines de 2011; la pesquera asiática Sealord, que operaba en Tierra del Fuego; el grupo brasileño JBS, que desembarcó con la compra de Swift pero está en retirada, la láctea japonesa Yakult y la cadena de electrodomésticos mexicana Elektra, que se fue en 2013.

Ese mismo año también dejaron el país la fábrica de sanitarios Piazza; Symantec, empresa de servicios de soporte técnico, la española de call centers Jazztel y la norteamericana Sykes Enterprises, que mudó a otro país su call center Apex América, que operaba en Córdoba.

Poco tiempo antes, ya habían abandonado el país las marcas de lujo Louis Vuitton, Calvin Klein, Yves Saint Laurent, Escada, Cartier, Ralph Lauren, Armani y Kenzo, entre otras.

La realidad mostró que entre 2011 y 2013 más de 20 grupos multinacionales optaron por cerrar sus operaciones en el país. La ecuación para las empresas extranjeras es sencilla: si no dan los números, se van.

Pero este año la crisis comenzó a afectar también a importantes empresas de capitales argentinos. La metalúrgica Industrias Metalúrgicas Pescarmona (IMPSA), por ejemplo, solicitó a principios de septiembre al gobierno de Mendoza que la declare en proceso preventivo de empresa en crisis y encaró una serie de reuniones para evitar más de 200 despidos, como consecuencia de una complicada situación financiera a raíz de una fuerte caída en su producción y de deudas que tiene en el exterior.



 

Presentación

Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Imprimir

Firenox Internet