Suscríbase

Reciba diariamente nuestro newsletter con toda la información empresaria.

Contáctenos

Comuníquese con la redacción de EmpresasNews.

E-Mail: redaccion@

Recomendar

Recomiende EmpresasNews a un amigo.

 

Noticias

BATALLA SOBRE ECONOMÍA, CULTURA Y CONTROL DE INTERNET

Europa, contra las tecnológicas de EE.UU.

El Viejo Continente confirmó que las ganancias que obtenían sus industrias ahora engrosan las arcas de Silicon Valley. Los europeos han contraatacado y se han convertido en un gran riesgo para las tecnológicas de EE.UU. conforme buscan nuevos mercados para mantener su crecimiento.

11/12/2014

Desde Berlín hasta Madrid, desde Londres hasta París, las empresas de tecnología de Estados Unidos libran una importante batalla con los estados soberanos de Europa.

Es un enfrentamiento de los gobiernos contra los nuevos titanes de la tecnología, de industrias establecidas contra contendientes que recién empiezan, y de la cultura emprendedora estadounidense contra la mayor regulación de Europa.

La lucha presenta una amenaza para los gigantes tecnológicos de EE.UU., muchos de los cuales -según ciertas historias convertidas en tradiciones- surgieron en garajes y universidades a lo largo de las últimas cuatro décadas.

Las autoridades europeas, acostumbradas a controlar sectores clave de sus economías, tienen problemas para tomar el pulso de las dinámicas empresas que cruzan el Atlántico.

Por otra parte, el crecimiento europeo es débil y sus autoridades observan cómo ganancias que solían ir a parar a industrias europeas como cadenas minoristas y medios de comunicación, ahora engrosan las arcas de Silicon Valley, a menudo pagando pocos impuestos, y temen que sectores críticos como el automotor sean los próximos en caer.

Las firmas estadounidenses son poderosas: la capitalización bursátil de cinco tecnológicas de EE.UU. -Apple Inc., Amazon.com Inc., Facebook Inc., Google Inc. y Microsoft Inc.- ronda los US$ 1,8 billones. En cambio, el valor de mercado de las 30 mayores empresas que integran el índice DAX de la Bolsa de Fráncfort, asciende a US$ 1,3 billones.

"Los europeos tienen todo que perder" con el ascenso de las empresas de tecnología estadounidenses, dijo Paul Stoneman, profesor emérito de la Escuela de Negocios Warwick y ex funcionario antimonopolio del Reino Unido.

Choque de valores

La cultura poco regulada de Silicon Valley colisiona con el énfasis europeo en preservar la privacidad y, quizás en su esencia, el conflicto entre Silicon Valley y Europa es sobre el control de Internet, la conexión más común del mundo y un motor económico crucial que se considera bajo la influencia de EE.UU.

El tema explotó tras las revelaciones de Edward Snowden sobre la extendida vigilancia del gobierno de EE.UU. sobre ciudadanos estadounidenses y europeos, a veces a través de empresas de datos y redes de telecomunicaciones de EE.UU.

Los europeos han contraatacado. Esta semana, un tribunal holandés y un juez español prohibieron la operación de Uber Technologies Inc., el servicio de reserva de taxis, en sus respectivos países; el ministro de Finanzas británico, George Osborne, anunció la semana pasada el cobro de un "impuesto Google" que apunta directamente a las tecnológicas estadounidenses; funcionarios de Francia y Alemania pidieron una consulta pública sobre el comportamiento de las grandes firmas de tecnología de EE.UU.; mientras que el Parlamento Europeo aprobó una resolución que pide una posible división de Google por motivos antimonopolio.

Las empresas estadounidenses quedaron perplejas ante una decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo, que dictaminó en mayo que los europeos tenían el "derecho a ser olvidados" en Internet y exigir que referencias posiblemente dañinas sobre ellos fueran borradas de resultados de búsqueda.

Los vientos en contra se han convertido en un gran riesgo para las tecnológicas de EE.UU. conforme buscan nuevos mercados para mantener su crecimiento y los analistas de Wall Street aluden cada vez más a la regulación como una de las amenazas existenciales para los líderes de Internet, como Google, que han sabido aprovechar el aumento del uso de la web.

Aparte de las búsquedas, el foco europeo en la privacidad podría limitar la cantidad de información que las firmas tecnológicas pueden reunir sobre los consumidores de la región así como la forma en que se utiliza.

Los datos son el combustible de la publicidad en línea y la maquinaria comercial que Google, Facebook y Amazon han edificado y monetizado por años.

Ciertos expertos evaluaron que las empresas de tecnología estadounidenses, que solían desarrollar nuevos productos y servicios, y resolver los problemas regulatorios después, ahora intentan abordar los problemas antes puesto que el costo de la incertidumbre en sus negocios europeos es demasiado alto.

La lucha genera interrogantes importantes sobre si Internet se fragmentará a medida que otros países intentan mantener los datos lejos de las manos de los estadounidenses.



 

Presentación

Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Imprimir

Firenox Internet