Suscríbase

Reciba diariamente nuestro newsletter con toda la información empresaria.

Contáctenos

Comuníquese con la redacción de EmpresasNews.

E-Mail: redaccion@

Recomendar

Recomiende EmpresasNews a un amigo.

 

Noticias

YA ES EL CUARTO EXPORTADOR MUNDIAL

México supera a Brasil como potencia automotriz

Siete automotrices asiáticas y europeas, muchas de las cuales habían pensado en establecerse en el sur de Estados Unidos, inauguraron o anunciaron plantas de ensamblaje en México, país que tiene más de 40 acuerdos de libre comercio con acceso libre de aranceles a mercados del resto del mundo.

18/3/2015

México ha sobrepasado al sur de Estados Unidos en la competencia global por la inversión en el sector automotor: por ejemplo, cuando Audi decidió trasladar la producción global de su todoterreno Q5 a América del Norte, el premio se lo llevó México, donde Audi está terminando una planta de US$ 1.300 millones en una localidad del centro-sur de México llamada San José Chiapa.

Los salarios bajos y las mejoras de logística en México fueron parte del atractivo para las automotrices. Para Audi, que planea vender la producción de la fábrica al resto del mundo, lo que inclinó la balanza a favor de la segunda economía de América Latina fueron sus inigualables relaciones comerciales.

"México tiene más de 40 acuerdos de libre comercio", dijo Rupert Stadler, presidente ejecutivo de Audi, y los exportadores mexicanos tienen acceso libre de aranceles a mercados que representan 60% de la producción económica mundial.

EE.UU. negocia la ampliación de sus acuerdos comerciales, pero el avance ha sido lento porque la oposición en el Congreso hasta ahora le ha negado a la Casa Blanca la autoridad de promoción comercial conocida como "vía rápida". Los opositores temen que los pactos de libre comercio trasladen los empleos a países con costos laborales más bajos.

En el caso de algunos fabricantes de autos de lujo, lo contrario puede ser cierto. El acuerdo de Audi demuestra que además de los bajos costos laborales, son los acuerdos comerciales lo que vuelven a México atractivo en el mercado global y, de paso, amenazan la renovación industrial del sur estadounidense.

Siete automotrices asiáticas y europeas han inaugurado plantas de ensamblaje en México, o han anunciado planes de hacerlo, en poco más de un año. Otros fabricantes han financiado expansiones significativas en ese país, entre ellas Nissan Motor Co., General Motors Co., Ford Motor Co. y Fiat Chrysler Automobiles NV.

VW anunció la semana pasada que gastará US$ 1.000 millones en la expansión de una planta en México para fabricar un todoterreno pequeño para EE.UU. y otros países.

En total, las automotrices y los proveedores de autopartes han destinado más de US$ 20 mil millones a inversiones nuevas, según funcionarios mexicanos.

Aunque la mayor parte de las exportaciones automotrices de México van a EE.UU. y Canadá, sus socios del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), los fabricantes acuden cada vez más a México como plataforma para exportar hacia el resto del mundo.

La ola de inversiones ha convertido a México en el séptimo productor mundial de autos -superó a Brasil el año pasado- y el cuarto exportador después de Alemania, Japón y Corea del Sur.

Asimismo, México acaba de superar a Japón para convertirse en el segundo proveedor de vehículos para el mercado estadounidense, después de Canadá.

Los analistas consideran que la actual producción anual mexicana de 3,2 millones de autos y camionetas aumentará más de 50% a 5 millones para 2018.

En los años 80, las automotrices habían comenzado a trasladarse al sur de EE.UU. debido a su fuerza laboral mayormente no sindicalizada y a las buenas rutas de transporte, así como sus redes eléctricas. La región llegó a considerarse la nueva Detroit, sede de la industria automotriz de EE.UU. y Canadá. Ahora, cuando México cobra impulso, hay mucho en juego para el sur estadounidense.

Pese a que el sur de EE.UU. aún mantiene un atractivo económico (Daimler AG, BMW AG y otras automotrices están expandiendo sus actuales plantas de ensamblaje en los estados de Alabama y Carolina del Sur), últimamente, todos esos proyectos están emigrando a México.
Así, la surcoreana Kia Motors Corp., que hace seis años eligió el estado de Georgia para abrir su primera fábrica en América del Norte, pasó por alto varios lugares en EE.UU. a la hora de establecer una segunda planta y, en cambio, optó por una zona cercana a Monterrey, en México.
Y una alianza entre Nissan y Daimler indicó que construirá una planta de US$ 1.400 millones en el estado mexicano de Aguascalientes para fabricar modelos Infiniti y Mercedes.


 

Presentación

Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Imprimir

Firenox Internet