Suscríbase

Reciba diariamente nuestro newsletter con toda la información empresaria.

Contáctenos

Comuníquese con la redacción de EmpresasNews.

E-Mail: redaccion@

Recomendar

Recomiende EmpresasNews a un amigo.

 

Noticias

ANTE AUMENTO DE TRANSACCIONES ONLINE Y CON TARJETAS

Europa discute eliminar los billetes y monedas

Al día de hoy el 80% de los pagos diarios que se realizan en Suiza y el 95% de los que se hacen en Noruega se canalizan a través de medios electrónicos. En 15 años más, en Dinamarca y Suecia no se utilizará el dinero en efectivo. Pero a la vez una encuesta mostró que el 74% de los alemanes prefiere el efectivo.

2/6/2015

El fin del dinero en efectivo se ha instalado como un debate, sobre todo en el norte de Europa, tras la decisión de los países nórdicos de comenzar a implementar la medida.

El banco central de Dinamarca anunció que dejó de imprimir billetes y de acuñar monedas, y a partir de 2016, cafeterías y pequeños negocios no tendrían la obligación de recibir pagos en efectivo. En Suiza, el 80% de las transacciones se hacen ya con medios electrónicos o tarjetas de crédito; incluso las compras de frutas y verduras en el mercado. En Noruega, solo el 5% de las transacciones diarias son en efectivo, según datos de la asociación FinansNorge.

La tendencia comenzó en 2012 y cobró fuerza en los últimos años, con el desarrollo de aplicaciones para smartphones que permiten, por ejemplo, las transferencias bancarias entre usuarios, y a pequeños negocios recibir pagos directamente en sus cuentas, sin necesidad de un terminal de tarjetas.

En Dinamarca, MobilePay -la aplicación gratuita del Danske Bank- tiene ya 2,2 millones de usuarios, poco menos de la mitad de la población del país. En Suiza, Swish, que permite transferencias bancarias en tiempo real, registra también dos millones de usuarios, o el 20% de la población total.

Pero lo que parecía una evolución propia de las posibilidades tecnológicas y la digitalización de las nuevas generaciones, tomó rasgos más académicos y políticos desde que el año pasado el economista de Harvard Kenneth Rogoff planteó la eliminación del dinero en efectivo como una respuesta contra las actividades ilegales y contra las restricciones que el papel moneda supone para los bancos centrales cuando quieren impulsar una agresiva política monetaria.

"Si los bancos centrales intentan llevar las tasas de interés bajo cero, la gente automáticamente comienza a apilar efectivo", explicó Rogoff, en un ensayo publicado en mayo de 2014.

El economista también asoció el uso de billetes, sobre todo de alta denominación, a las actividades ilegales, como el narcotráfico, citando, por ejemplo, los US$ 200 millones en efectivo encontrados al mexicano Joaquín "Chapo" Guzmán, ex líder del Cartel de Sinaloa, al momento de su detención.

Sus argumentos calaron en Europa y así, el economista alemán Peter Bofinger, miembro del Consejo Económico que asesora al gobierno -conocido como el "grupo de sabios"-, planteó que el tema sea tratado en la agenda de la próxima reunión del G7, que se celebrará en Bavaria esta semana.

"Hay muchas ventajas. Se reduciría el tiempo de transacción al momento de pagar en los comercios, habría un ahorro de costos. Además, el mercado ilegal (trabajos y transacciones que no pagan impuestos) y del narcotráfico o lavado de dinero, simplemente se secaría", dijo Bofinger.

Los argumentos son más o menos los mismos entre las asociaciones de bancos nórdicas y los políticos que defienden una "sociedad sin efectivo", quienes además suman los menos costos en seguridad para las empresas -sobre todo los pequeños y medianos negocios-, que no deberán invertir en sistema de vigilancia o transporte de dinero.

La tendencia también se expande a Reino Unido, donde se espera que los pagos con tarjetas y medios electrónicos superen a las transacciones en efectivo a partir del próximo año.

Pero también hay detractores. Una encuesta realizada la semana pasada por YouGov mostró que el 74% de los alemanes prefiere el efectivo.

De hecho, Alemania es el país de la Unión Europea, según datos del BCE, donde los billetes y monedas son más apreciados, pues se los utiliza en cuatro de cada cinco transacciones.

Los analistas lo atribuyen al rechazo de los alemanes a adquirir créditos o deudas, mientras que el uso de efectivo les ayuda a controlar mejor sus gastos.

También hay otra razón: la privacidad. Este es uno de los valores más apreciados por los alemanes. "Terminar con el dinero en efectivo es terminar con la soberanía de cada persona... Como dijo Dostoievski, 'el dinero es libertad acuñada'", escribió el consejero del Bundesbank Carl-Ludwig Thiele.

Pero todavía queda un largo camino por recorrer. Según datos del Banco Mundial, Noruega, Dinamarca, Suecia y Finlandia tienen una tasa de bancarización de 100%, lo que explica y facilita la digitalización del dinero. Por el contrario, en los países emergentes, más del 46% de la población utiliza exclusivamente efectivo, incluso como forma de ahorro.


 

Presentación

Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Imprimir

Firenox Internet