Suscríbase

Reciba diariamente nuestro newsletter con toda la información empresaria.

Contáctenos

Comuníquese con la redacción de EmpresasNews.

E-Mail: redaccion@

Recomendar

Recomiende EmpresasNews a un amigo.

 

Noticias

POR FALTA DE DÓLARES Y RESTRICCION A LAS IMPORTACIONES

Cayó un 40% la producción de celulares y TV

En Tierra del Fuego hubo una abrupta caída de la recaudación tributaria en la industria electrónica, una de sus mayores fuentes de ingresos. Entre enero y abril de 2015, la producción de celulares y televisores cayó 40% porque el gobierno no libró los dólares necesarios para la importación de componentes.

8/6/2015

Si bien las terminales fueguinas y la administración provincial coinciden en que el flujo de divisas “se normalizó” en el último bimestre y prevén una recuperación para el segundo semestre del año, Gustavo Castelli, CEO de BGH, remarcó que el clima de incertidumbre no se despejó por completo: “Estamos obligados a negociar permanentemente con los proveedores”, señaló.

Las estadísticas de la Dirección de Industria y Comercio fueguina indican que el freno de la actividad es generalizado y afectó a casi todos los segmentos: celulares (-41%), TV (-43%), autorradios (-43%), cámaras de fotos (-65%), microondas (-6%), monitores para PC (-42%) y computadoras (-77%), y sólo los acondicionadores de aire, con una suba del 84%, ayudaron a compensar el actual cuadro de situación.

En el sector, pese a todo, se piensa que es sólo un bache coyuntural, ya que en los últimos tres meses, el gobierno nacional normalizó las partidas de dólares ya comprometidos con proveedores extranjeros.

Bajo la consigna de “administrar reservas”, el Banco Central traba o libera divisas: en 2014, el Gobierno les exigió a las automotrices y a las terminales fueguinas que reduzcan en un 20% sus importaciones con respecto al año anterior.

Las necesidades de la electrónica rondan los US$ 300 millones mensuales. Tal cupo se aplica con las DJAI, tal como se llaman a las autorizaciones para importar kits. Lo que ocurre, explican fuentes del sector, es que se liberaron los permisos, pero no los dólares para pagarlos.

“Las empresas locales obtuvieron líneas de crédito en el exterior (fabricantes asiáticos, en su mayoría) y no se cancelaron las deudas. Eso retrasa todo”, explicó Gastón García, analista de comercio exterior de la consultora MRT, al suplemento económico de Clarín.

“Una cosa son los cupos y otra los dólares que se giran”, diferenció Castelli, de BGH. De este modo y más allá de alguna categoría particular, en el mercado coinciden en que la demanda existe y que el problema es la oferta.

En este contexto surgen ganadores y perdedores entre fabricantes y marcas. Algunas terminales fueguinas, como NewSan (del empresario Rubén Cherñajovsky) y la ex autopartista Mirgor, obtuvieron contratos de producción de celulares para Motorola, Samsung y LG. Esas marcas, precisamente, negociaron su salida de Brightstar, responsable de ensamblar el 60% del total de celulares que se venden en el mercado local.

De capitales norteamericanos, Brightstar desembarcó en Tierra del Fuego en 2002, tras la apertura del régimen promocional que beneficiaba a las factorías electrónicas. Ante las dificultades que aquejan ahora al sector, Brightstar paralizó totalmente su producción entre enero y febrero, lo que profundizó la faltante de celulares, generando además versiones de todo tipo, que incluso ponían en duda su continuidad en el país.

El CEO de Brightstar, Martín Vaca Narvaja, descartó tal posibilidad y explicó que la suspensión de actividades se debe a las tareas de mudar sus líneas de montaje a su nueva planta. Igualmente, Vaca Narvaja admitió que “los niveles de producción de este año representan una reducción en la participación de mercado de la compañía”.

En 2014, Brightstar ensambló 6,5 millones de unidades, sobre un total de 10,5 millones. De buena llegada al Gobierno, NewSan pasó a fabricar gran parte del volumen de Motorola, y el 50% de LG y Alcatel. “Vimos una oportunidad, teníamos la capacidad y fuimos para adelante”, celebró Luis Galli, presidente del grupo. A contramano del resto, este alto directivo aclara que NewSan incrementó 12% su nivel de actividad.

Tiene un capital extra, por la ecuación oficial de que para poder importar hay que exportar: uno por uno. Así surgió NewSan Food, la división exportadora de alimentos de la tecnológica, que abarca pescado, miel, vino, mosto y ciruela. Por ventas al exterior, en 2014 facturaron US$ 130 millones, cifra que prevén triplicar este año.

Mirgor, por su parte, también inauguró líneas de montaje de celulares tras alcanzar un acuerdo con Samsung. De este modo, la empresa fabricará “entre 35% y 50%” de las unidades de la marca coreana. “Empezamos a producir para Samsung a mediados del año pasado, pero la migración lleva tiempo”, señaló Fabio Rozenblum, un alto ejecutivo de la firma.

Sobre la falta de celulares y televisores en el mercado, Rozenblum promete una recuperación en el nivel de producción “porque pudimos pagar y los embarques están fluyendo”. Igual, aclara que si bien “las cosas están regularizándose y pudimos tranquilizar a nuestros proveedores, no logramos recuperar todo el atraso”.

En el mercado, entretanto, telefónicas y retail se quejan por la falta de productos: “Recibimos una tercera parte de los celulares que necesitamos”, dijo una fuente calificada del sector.

El panorama para los televisores es similar: por la falta de pagos a los proveedores, se cortaron envíos de componentes para ensamblar en el país.

Ajuste fiscal

El ministro de Economía había puesto en marcha en febrero de este año la "normalización de las cuentas fiscales" del gobierno con un ajuste en la actividad que se desarrolla en la provincia de Tierra del Fuego.

El costo fiscal de mantener la promoción de la industria electrónica en Tierra del Fuego es una de las principales preocupaciones de Axel Kicillof, como también la salida de dólares para pagar importaciones de las empresas radicadas allí.

Los números fiscales que maneja el Ministerio de Economía (MECON) indican que el mantenimiento del régimen mencionado le significó al Gobierno un costo fiscal de unos 13.000 millones de pesos y una salida de unos 3.500 millones de dólares de reservas internacionales del Banco Central por el pago de importaciones en 2013.

Estas cifras fueron expuestas a comienzos de febrero de este año en una reunión en la que participaron los directivos de Asociación de Fábricas Argentinas de Terminales Electrónicas (AFARTE), a los que el gobierno les solicito que reduzcan las importaciones drásticamente e incorporen más insumos locales para la producción de esos productos.


 

Presentación

Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Imprimir

Firenox Internet