Suscríbase

Reciba diariamente nuestro newsletter con toda la información empresaria.

Contáctenos

Comuníquese con la redacción de EmpresasNews.

E-Mail: redaccion@

Recomendar

Recomiende EmpresasNews a un amigo.

 

Noticias

ÚLTIMO LUNES NEGRO: EL ADIÓS DEFINITIVO AL VIENTO DE COLA

Factores externos en la economía argentina

La Bolsa de Shangái sufrió una fuerte caída que dejó un lunes negro en todos los mercados del mundo, pero no es el único problema que afecta a la situación local. Un repaso por otras causas internacionales que repercuten en la Argentina.

25/8/2015

Las luces amarillas se encienden en señal de alarma. La economía argentina no sólo depende de su performance doméstica, sino que el frente externo puede jugarle a favor o en contra en cualquier período. El lunes negro, con pérdidas récord en varios mercados del mundo, deja más en evidencia que hay que decirle adiós al viento de cola que la Argentina supo disfrutar en la década anterior.

Esto significa que los factores que beneficiaron a la Argentina durante los primeros años del kirchnerismo ya no son tan favorables, y si las variables macroeconómicas no se corrigen, el efecto negativo podría aún ser mayor. Las condiciones externas adversas del nuevo panorama internacional provienen tanto de países próximos como lejanos geográficamente, pero la economía siente su golpe más fuerte en el comercio exterior.

Los problemas locales se superponen con los de afuera y complican el panorama de cara a 2016. Según un análisis de Jorgelina do Rosario publicado por el matutino Infobae, éstos son los principales factores externos que hoy afectan a la Argentina:

* Soja en caída: el exceso de oferta en Estados Unidos derrumba los precios en el mercado internacional. El precio de la soja cotiza a US$ 322 la tonelada en la Bolsa de Chicago y se ubica así en el nivel más bajo en ocho años. Y el índice Commodity de Bloomberg -que promedia 22 materias primas- está en el menor nivel desde 1999. Según un estudio de Fundación Mediterránea, los precios de las materias primas cayeron un 35% en los últimos 12 meses. Son porcentajes y números que complican a un país que ante todo exporta soja, trigo y maíz.

Si bien algunos analistas consideran que los precios aún son razonables y todavía no ponen en jaque a la economía, el panorama se complica por las distorsiones internas. Un 25% de las exportaciones argentinas son productos primarios. El resto son manufacturas de origen agropecuario (39%), de origen industrial (32%) y combustibles (4%).
"Hay que olvidarse del viento de cola y de los súper commodities. En esta década los dólares ingresarán más despacio y será necesario hacer grandes mejoras de competitividad para aumentar las exportaciones y lograr financiamiento para crecer", aseguró Dante Sica, director de la consultora Abeceb.

* Efecto Dragón: la devaluación del yuan chino sacudió a los mercados del mundo, pero las réplicas aún generan temblores. China devaluó su moneda porque busca crecer más, y para eso debe aumentar sus exportaciones. A pesar de los controles a las importaciones, los productos de origen chino van a presionar para entrar porque son más competitivos. "El menor crecimiento del gigante asiático y la devaluación de su moneda enciende una luz amarilla sobre el poder de fuego asociado a las reservas 'prestadas' de China, más allá de un impacto inicial acotado de unos US$ 240 millones", especificó el Banco Ciudad en su último informe.

El gigante asiático es ahora el segundo socio comercial para el país, y sus tropiezos no pasan desapercibidos. El ex viceministro de Economía, Jorge Todesca, sostuvo que la situación de China tendrá impacto en el país porque "los mercados estarán más volátiles y con mucha especulación. Se puede complicar la posible vuelta a los mercados financieros del próximo gobierno porque éstos son más conservadores". Estas piedras en el camino se dan en un contexto de necesidad de dólares.

* Crisis verde-amarela: Brasil entró en recesión técnica luego de dos trimestres consecutivos de caída de la actividad, y de acuerdo a datos oficiales del Banco Central de Brasil, su economía podría caer un 1,5% en 2015. La Argentina no se salva de las malas noticias de su primer socio comercial. Una combinación de costos en dólares que suben y devaluación del real complican a las exportaciones argentinas, y pone en ultimátum al débil superávit comercial del país. La pérdida de competitividad afecta ante todo a los sectores automotriz e industrial.


 

Presentación

Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Imprimir

Firenox Internet