Suscríbase

Reciba diariamente nuestro newsletter con toda la información empresaria.

Contáctenos

Comuníquese con la redacción de EmpresasNews.

E-Mail: redaccion@

Recomendar

Recomiende EmpresasNews a un amigo.

 

Noticias

LOS BANCOS CENTRALES BUSCARÍAN EVITAR UNA RECESIÓN:

Economía global iniciaría era de bajo crecimiento

Los mercados emergentes aparecen en mejor pie para soportar una crisis, pero el impacto de su desaceleración se dejará sentir. Crecimiento negativo en algunos países emergentes pero el escenario base no es el de una recesión dramática.

28/8/2015

Tras lo que pareció una ola de pánico, desde hace 48 horas los mercados mundiales parecen haberse sacudido ayer de los temores sobre el impacto de la crisis de China sobre el resto del mundo. Una de las razones pueden ser los llamados a la calma: en una nota a sus clientes, Goldman Sachs Asset Management descartó una recesión como consecuencia de la actual situación de China y, según el banco, las perspectivas de crecimiento para las economías desarrolladas se mantienen intactas.

Pero no todos están convencidos. "Si China y los mercados emergentes no se recuperan pronto, digamos en uno o dos meses, vamos a recortar nuestra previsión de crecimiento para la economía global para este y el próximo año", explicó desde Londres Adam Slater, analista de Oxford Economics.

La última vez que los mercados emergentes arrastraron al mundo a una crisis mayor fue en 1997-1998, también como producto de la crisis asiática. La economía global lo resintió, recortando su tasa de crecimiento a la mitad. Los mercados emergentes que se habían expandido en torno al 5% en los dos años anteriores cerraron 1998 con una expansión de apenas 2,3%. El crecimiento global decayó de 4,1 a 2,5%.

En aquel momento China fue un amortiguador para los emergentes en medio de la crisis, pero ahora es el epicentro de ella. Para cuando estalló la crisis asiática, los países emergentes representaban el 42% del PIB mundial (ajustado por poder de paridad de compra). Hoy, son el 57%. Más aún, los mercados emergentes fueron responsables de un 23% de la expansión que vivió el crecimiento mundial en los últimos 15 años.

"Los mercados emergentes fueron un motor importante para el crecimiento global durante los malos tiempos. Ahora es todo lo contrario, y las economías desarrolladas tampoco están en buen pie": esta advertencia, que data de noviembre 2013, es del economista jefe de la OCDE, Pier Carlo Padon, quien recortó la proyección de crecimiento global para ese y el siguiente año debido a la desaceleración de los BRICS y otros mercados en desarrollo.

En ese entonces, la OCDE no hizo más que seguir los pasos del FMI, que ya en julio de 2013 había tomado una acción similar citando el mismo argumento. Desde entonces, y hasta julio pasado, los llamados de alerta del FMI por el impacto y la severidad de la desaceleración de los mercados emergentes han subido de tono, hasta advertir que en no pocos países se ha producido una baja del crecimiento tendencial.

"Sí veremos crecimiento negativo en algunos países emergentes, pero el escenario base no es un de una recesión dramática, aunque sí de un 2015 y un 2016 de crecimiento muy débil. Definitivamente, los mercados emergentes serán un factor deflacionario para el crecimiento global", explicó Slater.

Una de las razones por las que el analista londinense, al igual que el FMI y Goldman Sachs, cree que el mundo no está al borde de una recesión global es que la baja del precio de las materias primas (también consecuencia de la crisis China) dará un mayor impulso a las economías desarrolladas y sus industrias.

Pero hay un factor aún mayor: los bancos centrales. "No creemos que las autoridades chinas se hayan rendido. Esperamos que ante señales de mayor deterioro apliquen nuevas medidas, y lo harán antes que temprano", aseguró en la víspera Nick Kounis, economista senior de ABN Amro. Horas después, el banco central chino anunciaba un nuevo recorte de su tasa de interés. Pero Pekín tiene más municiones, como una depreciación del yuan mayor e ingentes reservas internacionales para financiar nuevo estímulo fiscal.

El soporte de los bancos centrales y los relativos buenos fundamentos de los países desarrollados deberían ser suficientes para evitar una crisis global. A esto debe sumarse que no es de interés del Partido Comunista chino el que un frenazo de la economía pueda provocar inestabilidad política al interior del país. Sin embargo, así como los mercados emergentes deben acostumbrarse a una menor demanda de China, el mundo deberá acostumbrarse a que los mercados emergentes ya no serán el motor que solían ser estos años.

La situación en números

* El 57% del PIB global corresponde a los países emergentes.
* Los préstamos de la banca mundial a consumidores en los mercados emergentes suman US$ 6 billones (millones de millones).
* El 43% del comercio global entre 2000 y 2014 correspondió a países emergentes.
* El 26% del consumo mundial viene de los 12 principales mercados emergentes, según un cálculo de Credit Suisse en 2011. Para 2030 se espera que sean responsables de la mitad del consumo mundial.



 

Presentación

Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Imprimir

Firenox Internet