Suscríbase

Reciba diariamente nuestro newsletter con toda la información empresaria.

Contáctenos

Comuníquese con la redacción de EmpresasNews.

E-Mail: redaccion@

Recomendar

Recomiende EmpresasNews a un amigo.

 

Noticias

EN USA NO SE OBSERVAN LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS DE 2007-2008

Tras dos semanas, sólo EE.UU. sale bien parado

Pese a que la moneda china se ha devaluado solo 3%, los analistas están divididos sobre el significado de esta medida: ¿un esfuerzo genuino para alinear el yuan con el mercado, o una reacción motivada por el pánico del liderazgo del partido Comunista chino para contrarrestar un enfriamiento económico?

31/8/2015

Dos semanas de oscilaciones en los mercados no aptas para cardíacos han destrozado los nervios de algunos inversionistas. Pese a ello, la economía de Estados Unidos goza de buena salud, aunque los mercados emergentes tienen serios problemas y el resto del mundo está en el medio. Tales tendencias ya eran evidentes hace dos semanas, pero ahora hay que sumarles signos de exclamación.

Una segunda lección es que el trabajo de la Reserva Federal de EE.UU. se está complicando. Los argumentos a favor y en contra de un alza de las tasas de interés de corto plazo se han vuelto más convincentes, generando una dinámica de tensión e incertidumbre que agita los mercados.

Es fácil vincular los movimientos del mercado con noticias de la economía. Un derrumbe de 1.000 puntos del Promedio Industrial Dow Jones acaparará la atención de todos. No obstante, las correcciones de 10% en los precios bursátiles son rutinarias y los índices aún están en niveles estables.

¿Cuándo pueden estas correcciones convertirse en razones para alarmarse? Al agregar información de miles de empresas, el mercado puede estar diciendo algo nuevo sobre la salud de la economía.

 Las fluctuaciones de los mercados pueden perjudicar la marcha de la economía al destruir el patrimonio de las personas o interferir en la capacidad de las firmas o las familias de obtener financiamiento.

Al tomar en cuenta tales criterios, cuesta concluir que una caída de las bolsas es el preludio de una pronunciada desaceleración o una recesión.

Los indicadores económicos que habitualmente detectan las primeras señales de problemas, como las solicitudes de seguro de desempleo, se han mantenido estables o han mejorado.

A nivel global, los gerentes de compras de las empresas manufactureras y de servicios han reportado un crecimiento ininterrumpido de nuevos pedidos en las últimas semanas, según las encuestas de Markit.

The Wall Street Journal recordó que durante la caída, el mercado llegó a borrar US$ 2.000 millones del patrimonio de las familias estadounidenses. Suena cuantioso, pero en términos porcentuales no lo es. El gasto de los hogares no reacciona violentamente a estas variaciones precisamente porque son tan comunes.

Según J.P. Morgan, la caída del mercado reduciría el crecimiento del gasto del consumidor estadounidense en 0,25 puntos porcentuales en cada uno de los próximos dos años, una cifra equivalente al impulso previsto de la baja en los precios de la gasolina.

¿Qué pasa en el resto del mundo? China se desacelera y probablemente crece menos que lo que señala la tasa oficial de 7%. Sin embargo, indicadores alternativos, como la producción industrial, exageran el bajón porque la economía está en una transición desde las manufacturas hacia los servicios, que exigen una mayor mano de obra. Esa es la razón por la que no habría problemas de desempleo, aunque las cifras oficiales no son uniformes.

El estallido de la burbuja bursátil no debiera tener un mayor impacto económico. La consultora china Gavekal Dragonomics resalta que las acciones representan solo 5% del patrimonio de los chinos. La emisión de acciones no es una fuente importante de financiamiento para las empresas, y los precios de los bienes raíces son más relevantes para el patrimonio de las familias y como aval para conseguir créditos bancarios.

La decisión del Banco Popular de China de devaluar el yuan es negativa para el resto del mundo, puesto que reducirá las exportaciones de países que lo hacen con China. Pero la moneda se ha devaluado solo 3%, lo que no cambia mucho la situación.

¿Por qué entonces la medida tuvo tanta repercusión? En gran parte porque los observadores externos están divididos sobre si la devaluación representaba, tal y como indicó el banco central, un esfuerzo genuino para alinear el yuan con el mercado, o si fue una reacción motivada por el pánico del liderazgo político para contrarrestar un enfriamiento económico que ha sido más agudo de lo previsto.



 

Presentación

Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Tamaño de letra Imprimir

Firenox Internet